Acción. Reacción. Interacción.
El confort no puede ser más fascinante.

Gracias al sistema automático sensible al contacto de Sensomatic, basta con un suave impulso para poner en movimiento cajones y caceroleros. En este caso, el toque o tirón mecánico se convierte en una señal eléctrica que arranca el proceso de movimiento en pocas décimas de segundo. Uniforme, preciso y elegante al mismo tiempo. Sensomatic combinado con Soft-close, el sistema mecánico de amortiguación, garantiza una facilidad de manejo al máximo nivel, pues ambos sistemas reúnen todas las ventajas de la apertura sin tiradores con la elegancia del cierre amortiguado.